PASIÓN DE JESÚS DE NAZARET



Los acontecimientos a través de los que se desarrolló la Pasión de Jesús de Nazaret son históricamente únicos e irrepetibles. Se realizaron en la ciudad de Jerusalén y sus alrededores, en tiempos de Tiberio, emperador romano, bajo Poncio Pilatos, gobernador de Judea, siendo Caifás sumo sacerdote. Estas coordenadas espacio-temporales nunca más volverán a juntarse en la historia. Tales eventos constituyen el único y dramático Evangelio de la Pasión del Señor, es decir, la única Buena Nueva de nuestra salvación, manantial de alegría y conforto para los hombres pecadores.

Este único Evangelio de la Pasión ha sido relatado, según los textos canónicos del Nuevo Testamento, por cuatro evangelistas. Son muchos los episodios en que coinciden los cuatro, pero no faltan episodios que a cada uno les son propios. Y en las mismas escenas comunes a los cuatro, ¡cuántas pequeñas diferencias en los detalles circunstanciales! Ninguno de los cuatro evangelistas estuvo presente en todos y cada uno de los acontecimientos. Ninguno quiso narrarlos como una crónica periodística con puntos y comas. Ninguno pretendió satisfacer la curiosidad de los lectores o suscitar en ellos meros sentimientos humanos. Narraban con corazón creyente. Contaban lo que habían visto y oído, no como simples eventos, sino como una cifra misteriosa del lenguaje de Dios Padre y Redentor, enviada a los hombres ganados para la fe en Jesucristo. Son Evangelio en los acontecimientos y por medio de ellos, en virtud y por fuerza de la fe que en ellos descubre la salvación de Dios, encarnada en la persona del dolorido y sangrante Nazareno.

Los Evangelistas relatan, cada uno con su plan, con su estilo y con su personalidad, las horas más densas en la historia y vida de la familia humana, las más profundas y apasionadas, las más trágicas y convulsas, las más grandiosas y entrañables, las más inolvidables y heroicas, las más necesarias para arrancar al hombre de sí mismo y trasplantarlo hasta Dios. Se quedan cortos, muy cortos, porque el misterio guarda una enorme distancia de todo decir humano. Balbucean, cuentan, tartamudean la verdad sagrada, divina, de muchos hechos comunes en aquellos años; hechos tantas veces repetidos en el pretorio, por las calles de Jerusalén y en la cumbre de la colina de la Calavera. Ésta es la condición y el destino de los escritos humanos, incluso cuando están inspirados, como los evangelios, por el Espíritu Santo.

Los hechos narrados en los evangelios corresponden a acontecimientos reales. Pero no todos los hechos de la Pasión nos han sido narrados. Éstos trascienden y sobrepasan en sí cualquier relato. Además, toda narración selecciona, recrea, moldea los hechos en un lenguaje, en una forma expresiva, en una mentalidad y cultura. Los relatos de la Pasión no son de ninguna manera reportajes. Entre la objetividad del hecho y la realidad del relato está de por medio cada evangelista. Ellos son conscientes de contar hechos históricos, pero más todavía acontecimientos salvíficos. El resultado es la narración de una historia, penetrada por la fe, expresada por la fe, aceptada y vivida en la fe. ¡La luz de la Pascua ha hecho ver la Pasión de Jesús con ojos nuevos!
DAD GRACIAS AL SEÑOR PORQUE ES BUENO,
PORQUE ES ETERNA SU MISERICORDIA

ES UNA ORACIÓN MUY LINDA PARA COMENZAR EL DÍA, ESPERO TE AYUDE Y PRODUZCA ABUNDANTES FRUTOS EN TU VIDA Y EN TU FAMILIA.
"... recibirán la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra". (Hechos 1, 8)

A partir del Bautismo, el Espíritu divino habita en el cristiano como en su templo. Gracias a la fuerza del Espíritu que habita en nosotros, el Padre y el Hijo vienen también a habitar en cada uno de nosotros.

La vida del cristiano es una existencia espiritual, una vida animada y guiada por el Espíritu hacia la santidad o perfección de la caridad. Gracias al Espíritu Santo y guiado por Él, el cristiano tiene la fuerza necesaria para luchar contra todo lo que se opone a la voluntad de Dios.

Para que el cristiano pueda luchar, el Espíritu Santo le regala sus siete dones, que son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu. Los dones son: don de sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

Mira este video y en tres minutos sentirás que el Espíritu Santo está animando tu vida. Hazlo cada vez que te sientas triste, deprimido/a, o desanimado/a

video

"El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora la navecilla de nuestra alma hacia la santidad, que lo que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas". -Sta. Teresa de Ávila
CUÁNTO CUESTA EL PAN






EL PAN QUE COMISTE ESTA MAÑANA COSTÓ MÁS QUE LO QUE PAGASTE.


Necesitaste de la persona que te lo vendió
De los que lo amasaron
De los que construyeron el horno
De los que lo pusieron a cocinar
De los que lo transportaron a la panadería en forma de trigo
De los que hicieron la levadura
De los que la trasladaron
De los que sembraron el trigo
De los que hicieron el tractor y las trilladoras
De los que cultivaron y recolectaron el trigo
De los que fabricaron las bolsas con las cuales se transportó el trigo
De los que construyeron el telar con el cual se hizo la tela de la bolsa
De los que tejieron la tela
De los que lo trasladaron al camión
De los que construyeron el camión y la ruta
De los que extrajeron la gasolina
De los que la distribuyeron a los surtidores por donde pasó el trigo
De los que elaboraron los insecticidas
De los que hicieron los rociadores de insecticida
De los que hicieron el cuchillo
De los que hicieron la fragua con la cual se labró el cuchillo
De los que hicieron el plato
De los que hicieron la mesa
De los que hicieron la silla, etc, etc.

Fue un trabajo de casi diez mil personas que hizo posible el pan que comiste sin ningún esfuerzo esta mañana.

No. No pagaste el pan. Pagaste solamente el derecho de comerlo.





1) Cuando rezamos el Padrenuestro y pedimos que no falte el pan de cada día ¿Por cuántas personas estamos pidiendo?

2) ¿Ahora entiendes por qué defendemos el campo y pedimos que haya buenas cosechas.

3) ¿Entiendes ahora porqué Jesús instituyó la Eucaristía y quiso quedarse bajo la apariencia de pan?

Un Milagro Pro-Vida





Esta imagen es una fotografía captada por Michael Clancy en el preciso momento en que el bebé Samuel Armas –de sólo 21 semanas de gestación– sostiene el dedo del médico Joseph Bruner desde el interior del útero de su madre. Fue captada durante una intervención fetal por espina bífida realizada en la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee (EE.UU.) en agosto de 1999.

¿Quién era el niño?
Él es Samuel Armas en una de sus primeras fotografías después de haber nacido, el 2 de diciembre de 1999 en una clínica de Tennessee, Estados Unidos.

Quiénes son sus padres?
Se trata de la experiencia, lucha y confianza de una pareja de esposos que decidió agotar hasta el último recurso para salvar la vida de su primer hijo. Julie y Alex Armas viven en Georgia, Estados Unidos. Ellos lucharon durante mucho tiempo por tener un bebé. Julie, una enfermera de 27 años de edad, sufrió dos pérdidas antes de salir embarazada del pequeño Samuel. Sin embargo, cuando cumplió 14 semanas de gestación comenzó a sufrir fuertes calambres y una prueba de ultrasonido mostró las razones. Al revelar la forma del cerebro y la posición del bebé en el útero, la prueba evidenció serios problemas. El cerebro de Samuel lucía deforme y la espina dorsal se desprendía de una columna vertebral que también lucía anomalías. El diagnóstico no se hizo esperar, el bebé sufría de "spina bífida", un síndrome por el cual la columna vertebral en formación no cierra, dejando la médula expuesta y afectando seriamente funciones motoras. A los padres se les propuso elegir entre un aborto o un hijo con serias discapacidades.
Alex, un ingeniero aeronáutico de 28 años de edad, relata que se sintieron devastados por la noticia pero, por su profunda fe, el aborto nunca fue una opción.
Julie confesó que siempre supo que la complicada operación intrauterina no implicaba la cura para su hijo sino "una gran esperanza". Pero las buenas noticias no son pocas: el menor no ha desarrollado hidrocefalia, o sobreproducción del fluido cerebral que es una de las complicaciones más comunes de la espina bífida. La última prueba de ultrasonido sobre su cabeza demostró que era prácticamente normal.

¿Quien era el fotógrafo?
El fotógrafo Michael Clancy de 43 años, que nunca antes había fotografiado una intervención quirúrgica, confesó que ver a Samuel fue una experiencia sorprendente que lo convirtió en "un pro-vida". Clancy dice que nunca antes se había dado cuenta de que los abortos legales pueden ser practicados en el quinto mes del embarazo y aún después. De hecho, en Estados Unidos los abortos son legales hasta el momento previo al parto.

¿Quien era el medico?
Joseph Bruner es el médico que operó a Samuel. Para Bruner la operación ha lanzado un interesante desafío a la sociedad estadounidense, considerando que miles de bebés son abortados a la misma edad en que Samuel fue salvado. "Al practicar operaciones para mejorar la calidad de vida de estos niños, es difícil justificar una operación para acabar con sus vidas. Al avanzar a través de este campo ideológico, la sociedad va a tener que hacer una seria introspección porque es imposible sostener ambas posturas".


Información de
ACI Agencia Católica de Informaciones
EL PROBLEMA DEL TRIGO


Un día un viejo campesino fue a ver a Dios y le dijo: "Mira, tú puedes ser muy Dios y puedes haber creado el mundo, pero hay una cosa que tengo que decirte:


No eres un campesino, no conoces ni siquiera el principio de la agricultura. Tienes algo que aprender".

Dios dijo: ¿Cuál es tu consejo?

El granjero le respondió: "Dame un año y déjame que las cosas se hagan como yo quiero y veamos que pasa. La pobreza no existirá más.

Dios aceptó y le concedió al campesino un año. Naturalmente éste pidió lo mejor y sólo lo mejor... ni tormentas, ni ventarrones, ni peligros para el grano. Todo confortable y cómodo... y él era muy feliz.

El trigo crecía altísimo. Cuando quería sol... había sol; cuando quería lluvia... había tanta lluvia como hiciera falta. Ese año todo fue perfecto, ¡matemáticamente perfecto!

El trigo crecía tan alto que el granjero fue a ver a Dios y le dijo: "¡Mira!, esta vez tendremos tanto grano que si la gente no trabaja en 10 años, aun así tendremos comida suficiente".

Pero parece que no estaba todo solucionado porque cuando se recogieron los granos todos estaban vacíos. El granjero se sorprendió y le preguntó a Dios: "¿Qué pasó?, ¿qué error hubo?

Ante tal inquietud, Dios le respondió: "Como no hubo desafío, no hubo conflicto, ni fricción, como tú evitaste todo lo que era malo, el trigo se volvió impotente.

Un poco de lucha es imprescindible. Las tormentas, los truenos, los relámpagos, son necesarios, porque sacuden el alma dentro del trigo".

La noche es tan necesaria como el día y los días de tristeza son tan esenciales como los días de alegría. A esto se le llama lucha y esfuerzo.

Entendiendo este secreto descubrirás cuan grande es la belleza de la vida, cuánta riqueza llueve sobre ti en todo momento, dejando de sentirte miserable porque las cosas no van de acuerdo con tus deseos.



PENSEMOS
Cuántas veces hemos pensado que tendríamos una vida mejor sin en ella no hubiera problemas ni conflictos. Y cuántas otras veces nos habremos enojado con Dios pensando que Él nos manda esos problemas.

Las personas más fuertes son aquellas que se enfrentaron con problemas de todo tipo y supieron resolverlos. A los problemas no se los busca, pero si aparecen no se los debe ignorar, negar ni esquivar.

Cuando se nos presenta cualquier problema solemos decir que son los otros la causa, o los que provocaron, que son los demás los que nos hacen sentir mal y por eso no podemos crecer. Sin embargo, son los problemas los que nos ayudan a crecer porque nos permiten descubrir y valorar la propia vida y la de los demás.

Los problemas o las famosas crisis de las que tanto se habla en la actualidad nunca vienen de afuera, sino que son productos del espíritu personal cuando éste se esconde y renuncia a toda lucha, esfuerzo, sacrificio y desafíos.

No existen personas que no hayan tenido problemas alguna vez en su vida, y si hubiese alguien que dice que nunca los tuvo, ése ya sería un problema serio.

El ser humano es el único ser capaz de experimentar problemas porque es un ser pensante, sentiente y amante. Su capacidad de pensar y elegir lo hace autor de problemas como también capaz de resolverlos.

ULTIMA CENA